• Lionel Richemond

Portugal: compartir tus libros en una biblioteca colectiva

Se llama BiblioSol y es una de las propuestas en la votación en el Presupuesto Participativo Portugal. La idea es simple - abrir las bibliotecas privadas al usufructo público - y nació de una constatación de Renato Soeiro: "La cantidad de libros que podían ser tan útiles y que pasan la vida cerrados en las estanterías ...".

La idea surgió (no sólo, sino también) porque Renato Soeiro sabe muy bien qué es tener una gran biblioteca en casa y sabe muy bien cuánto podría ser útil si más personas, además de sí y de sus cercanos, tuvieran acceso al mismo, que contiene. La idea surgió porque Renato sabe que no está solo. "La cantidad de libros que hay en la casa de las personas que podían ser tan útiles y que pasan la vida cerrados en las estanterías ...", lamenta al PÚBLICO. Para que esta idea, que ganó el nombre BiblioSol - jugadores red cooperativa y ahora está aplicando el Presupuesto Participativo Portugal, instrumento cuya votación se lleva a cabo en línea el 30 de septiembre, contribuyó otra constatación: "Tanta gente, en particular estudiantes, tiene que hacer largos recorridos hasta una biblioteca para leer el libro que pretende cuando, a pesar de todo, tiene que vivir al lado de una persona que se lo presta.


La BiblioSol, explica Renato Soeiro, uno de los proponentes, con César Silva, de este proyecto (los dos tenían propuestas similares, que acabaron fundidas), pretende funcionar como una red a través de la cual las bibliotecas y los archivos privados del país podrán abrirse a la puerta comunidad, "sin perjuicio de la propiedad y del usufructo del propietario".


El método ideado para poner la BiblioSol en práctica es de la mayor simplicidad. Cada propietario, así lo desea, inscribe su biblioteca en la red, dejando su contacto y su domicilio y ofreciéndose a ser abordado por lectores, también ellos inscritos en la red, y debidamente autenticados para la protección de los espías, en busca de obras o áreas de conocimiento específicas. De esta forma, se eliminan distancias - "en el fondo, es aquel viejo proyecto de las bibliotecas itinerantes de Gulbenkian, que llevaban los libros a casa de las personas" -, se abre un rico y diversificado patrimonio privado a la comunidad - "hay esparcidas por los pueblos y aldeas, principalmente en las viejas casas señoriales, colecciones fantásticas de libros antiguos que están allí perdidos y que acaban por no servir para rigurosamente nada "- y, detalle muy importante para Renato Soeiro,


"Alguien que está haciendo un estudio sobre una temática descubre en la red quién tiene los libros que le interesan y se pone en contacto. "Quien preste puede introducirlo al libro, sugerir otras obras, hacer consejo en la investigación", ilustra Renato Soeiro: "Permite una relación que puede ser divertida en ambos sentidos", añade este hombre de 65 años, morador en Francelos, Vila Nova de Gaia. Está pensando, por ejemplo, en un viejo profesor jubilado que pasa su saber a un joven estudiante e imagina este a retribuir, dando cuenta al viejo profesor de las novedades del área en la que aquel trabajó toda su vida.



El apoyo del Estado requerido en la solicitud para el Presupuesto Participativo Portugal es de 70.000 euros y se canaliza en la creación del sitio que se va a añadir la red diseñada por Renato Soeiro y César Silva y el soporte técnico posterior esencial para la catalogación de bibliotecas privadas de abonados, una esfuerzo que los proponentes imaginan coordinado con la Dirección General del Libro y de las Bibliotecas.


Además de las ventajas ya enumeradas, se garantiza así otra. Hace unas semanas, en su columna semanal en público, escribía Pacheco Pereira: "Libros son una de las cosas que en nuestros días tienen más probabilidades de ir a la basura. No exagero, es así. Las razones son cada vez más habituales: desalojos o cambios de casa bajo la presión de las nuevas rentas y leyes del inquilinato, y las nuevas casas a su vez no tienen espacio para los libros, divorcios, fallecimientos, y 'mis hijos no se interesan por esto'". Ahora bien, con la red instalada y la información sobre los contenidos de estas bibliotecas públicamente disponibles, Estado o privados podrían invertir en la preservación de acervos de relieve cuando desaparecieran sus propietarios. Renato Soeiro tiene en casa, por ejemplo, una vasta colección de filosofía y epistemología reunida por el profesor Armando de Castro (1918-1999) que no había encontrado lugar tanto en la familia, en la biblioteca de la Facultad de Economía de la Universidad de Oporto, bautizada con el nombre del abogado y economista. "Como me daba muy bien con él, me llamaron y me fui. Trae una camioneta llena del suelo al techo con todos sus libros de filosofía y epistemología, con sus apuntes a lápiz, lo que es delicioso. Es bueno que se ponga a disposición de quien quiera. "Este es punto central.

"Lo que más nadie tiene"

La historia de la biblioteca especializada de Armando de Castro, en un área que no se le asociaría automáticamente, la tiene Renato Soeiro repetida, con otros nombres y en otros ámbitos. Su biblioteca y archivo, que ahora se dedica a "organizar y catálogo, después de años de acumulación," incluye abundante documentación del movimiento estudiantil durante el Estado Novo, lo que llevó, por otra parte, los intercambios con Ephemera Pacheco pera. También incluye el material que se recogió en los años en que trabajó en el Parlamento Europeo en Bruselas como miembro de la secretaría política del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica y del Comité Ejecutivo del Partido de la Izquierda Europea, o como coordinador europeo de la Izquierda, Anti-Capitalista Europea. "A veces los archivos hasta son más importantes que los libros. Los libros son producidos en grandes cantidades, los archivos, los papeles, son más perecederos ", señala.


Como en todo, claro que hay excepciones. Y la de que el proponente de la BiblioSol nos habla ejemplifica a la perfección lo que se puede ganar con las bibliotecas privadas que se pretende abrir. Durante algunos años, Renato Soeiro creaba con un escritor y poeta unos "libreros" especiales, en edición reducida y no comercial, que ambos distribuían a los amigos en Navidad. En el pasado, el poeta y escritor corría las calles de Oporto, por la noche, y dejaba la obra exclusiva, con inéditos de su autoría, en los buzones de las amistades contempladas. "Lo curioso es que, una vez, en un programa de televisión de balance literario de fin de año, el [profesor y ensayista] Arnaldo Saraiva dijo que uno de los mejores libros del año era uno de esos libritos que hacíamos. Se generó una enorme confusión porque la gente iba a las librerías,


El escritor fue Manuel António Pina (1943-2012) y los "libritos" están en la biblioteca Renato Soeiro. Tal vez un día, si la BiblioSol se hiciera realidad, un joven estudioso de la obra de Pina os lo solicite. Esto entonces se puede referir a una rareza llamada La Nuit , pequeña edición de 95 ejemplares, en francés, que el autor de Cuidados Intensivos que se ha convertido en una feria del libro de Burdeos. Podrá mostrarle aún más. "Además de haber sido muy mi amigo, [Manuel António Pina] es alguien con quien trabajé en una actividad que no está divulgada, la de publicitario. "Juntos, crearon campañas para Apple, por ejemplo, y Renato Soeiro guardó más que las memorias de las" divertidas sesiones nocturnas de creación publicitaria ", de la que dará cuenta, en su opinión, de que" todos los grandes poetas, también trabajó unos años en publicidad. En una conferencia que presentará en la próxima Feria del Libro de Oporto. "Tengo los apuntes de todo esto, de los textos, de los manuscritos, cajas y cajas de archivos. Los libros mucha gente tendrá, seguro que nadie más lo tiene.


La BiblioSol quiere justamente que no se pierda el "que más nadie tiene". Para que todos tengan acceso a las riquezas del patrimonio que tantos guardan entre puertas. Para que la cadena del conocimiento se propague, de lector a lector.

Posts Destacados
Posts Recientes
Búsqueda por etiquetas
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

Promoviendo la participación ciudadana en políticas públicas.

Asociación Argentina de Democracia Participativa | Sánchez de Loria 1413, Buenos Aires, Argentina |